Los deberes escolares

Los deberes escolares
Los deberes enseñan a los niños a ser organizados y disciplinados

Práctica y tiempo
Como la mayoría de los padres, seguro que tú también deseas que tu hijo aprenda, saque buenas notas, y canalice todo ese esfuerzo hacia un buen puerto profesional. Para eso, es necesario que los niños adquieran el valor del esfuerzo y se comprometan. Algunos conocimientos académicos como la lectura, un segundo idioma, la lengua o las matemáticas requieren mucha práctica, que implica más tiempo y repetición. Y es en este punto donde juegan un papel fundamental los deberes. En la escuela, el niño aprende con los maestros,  pero son los deberes los que le ayudarán a convertirse en un aprendiz independiente, a poner en práctica lo que le enseñaron en clase y a interiorizar los conocimientos de manera individual.

Un aprendizaje independiente
La hora de los deberes es, sin duda, uno de los momentos más difíciles para la familia. Muchos niños lloran y ponen excusas para no tener que hacerlos. Los padres estamos cada vez más implicados en esta tarea y, muchos se frustran, cuando al intentar ayudarles, ellos se quejan explicando que no es así cómo les enseñaron en el aula. Por otro lado, hay niños que se preocupan demasiado por sus deberes y acaban movilizando a toda la familia en su afán por hacer los deberes de una manera impecable.

Los deberes son un entrenamiento para el futuro

A partir del segundo y tercer año escolar, es importante que niño sea consciente de que debe dedicar diariamente un tiempo para hacer los deberes. Cada escuela, colegio y cada maestro tienen un sistema, pero suele ser habitual dedicar una o dos horas diarias a realizar esta tarea. En principio, los padres deben enseñar al niño a organizarse, a planificar su tiempo de estudio en función de las actividades escritas y de los temas a estudiar. Paulatinamente y a medida que avanzan en la educación primaria, conviene enseñarles a resumir y sintetizar, a hacer esquemas y a optimizar su tiempo para que después el niño pueda organizarse sólo. Los deberes deben entenderse como un compromiso que el niño debe cumplir sin precisar de la orientación constante de otra persona. A través de los deberes, los niños deben aprender a administrar su tiempo y a organizarse, y deben servir de incentivo para responsabilizarse de hacer su trabajo de una forma correcta y precisa. En defintiva, los deberes promueven el desarrollo de habilidades como la organización, la precisión, la disciplina y el compromiso. Estas prácticas son de gran utilidad en su vida de adultos.

Disciplina y esfuerzo
El objetivo de los deberes de casa es fijar lo aprendido en clase, al tiempo que enseñan al niño a trabajar por su cuenta y a ser responsable de sus tareas. Por tanto, evita sentir pena cuando tu hijo te diga que tiene muchos deberes o empiece a llorar diciendo que no tiene tiempo para jugar y otras cosas por el estilo. Es recomendable ayudarle a superar sus dificultades en el estudio y mantener la disciplina marcando el tiempo justo para hacer los deberes. Más tarde, en el futuro, tu hijo te lo agradecerá.

En base a: guiainfantil.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*