Inculcar a los hijos el valor del trabajo

Todos los padres desean que sus hijos se desarrollen y crezcan en forma integral, esforzándose para inculcar valores en los que creen: honestidad, solidaridad, perseverancia, etc.
Hoy queremos hacer hincapié en el valor del trabajo, en cómo inculcar a los pequeños ese valor.
Lo primero que debemos reconocer es lo siguiente:
1- Debemos predicar con el ejemplo: si los niños nos escuchan quejarnos porque tenemos que ir a trabajar, les estamos enseñando a percibir el trabajo como una carga, lo que traerá consecuencias que no deseamos.
2- Si les hacemos “todo” porque, “pobrecito” está estudiando, les estamos mostrando que mamá y papá resuelven todas las dificultades, así los hijos crecen creyendo que se merecen todo y que no deben de hacer nada para obtenerlo, o en los peor de los casos “buscar la vía fácil” para lograrlo. Así no los ayudamos.

Los padres tienen que ir enseñando a los hijos desde muy pequeños, a realizar y comprender las virtudes y valores humanos del trabajo, preparándoles para el futuro.

¿Cómo y por dónde empezar?

En casa. Se puede comenzar con pequeñas actividades que impliquen responsabilidades para que se vayan acostumbrando a obedecer y a sentir la satisfacción del trabajo bien hecho. De este modo cuando llegue la hora de realizar el trabajo profesionalmente, tendrán ya la costumbre convertida en hábito y posteriormente en virtud. Sabrán organizar y administrar el tiempo para poder hacer lo que sea necesario, sin poner pretextos.
Se aprende a conocer el valor del trabajo cuando en el hogar hay modelos a nuestro alrededor de personas trabajadoras.

Edades y responsabilidades

Entre los 3 y  6 años es bueno que los niños reciban pequeñas obligaciones en el hogar: doblar su ropa, tender la cama, ordenar sus zapatos, juguetes etc.) Para que internalicen este valor, podemos hacerlo de una forma amena anotando en un colorido afiche en la pared o en su pizarrón, un listado de sus labores diarias y luego premiar al que ha realizado un buen trabajo, así le enseñamos que las recompensas vienen luego de una tarea hecha con calidad.
Otras actividades podrían ser: pedirle que nos ayuden a hacer el listado de las compras, que nos seleccionen la ropa de color o blanca para colocarla en la lavadora, ayudar a colgar y estar atenta a la hora que este seca para doblarla, son tareas sencillas que pueden contribuir a crear ese vinculo entre el trabajo, el esfuerzo y lo valioso de la participación en las tareas cotidianas.

De 6 a 12 años se pueden asignar tareas de mayor responsabilidad, como dejar el baño limpio, ayudar a recoger la basura del patio, cumplir las tareas escolares a una misma hora, dejar el cuarto en orden,  hacer mandados, etc. Son tareas que asignan un nivel de responsabilidad, sin sobre- exigencia, y contribuye de forma significativa a desarrollar constancia en el trabajo personal.
Debe evitarse asignarles tareas que estén por encima de su edad y de la responsabilidad que pueden asumir (como en los casos en los que se le otorga la responsabilidad de cuidar hermanitos menores, cocinar para la familia, o cargarlo con las obligaciones que los padres  deben asumir).
No olvidemos que el verdadero “trabajo” de los hijos dentro de la familia es estudiar, ayudar a los padres y a sus hermanos, así como colaborar con familiares y amigos.
Los padres deben facilitar oportunidades para que aprendan a desarrollar amor por el trabajo.

¡COMPARTA SUS EXPERIENCIAS EXITOSAS CON SUS HIJOS!

One Response to Inculcar a los hijos el valor del trabajo

  1. imazul says:

    muchas gracias por darnos algunos consejos de verdad que me ayudo a corroborar que una hace las cosas lo mejor posible y que va en buena direccion,a veces es dificil esta tarea pero me encantaria saber mas cosas de como enseñar un hijo.
    muchas gracias saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*